Skip to content

Naïf, potser

15,00

In stock

15,00

Formato
This option is not required
LP LP
Clear selection

15,00

Los discos de Power Burkas siempre son reafirmaciones personales por los mismos componentes del grupo: Llarga vida al tarannà, Mai nego l’oci i ara, Naïf, potser. Sin quererlo ni dejar de querer, les ha quedado un disco naif, pero sin ausencia de duda. Ingenuamente dubitativos vuelven, algo más grandes, algo más lejos de los añorados inicios, a los cuales intentan volver y mientras buscan esta frescura tempranera, se encuentran con canciones que sin querer han evolucionado y que, seguramente por eso, los representan todavía más.

Con grandes amenazas a mi integridad física y psíquica, la agrupación músico-vocal “Power Burkas” me obliga a escribir la nota de presentación de su nuevo disco al prójimo en general y a los medios en particular. Supongo que han calculado que poniendo mi celebridad transcontinental al servicio de sus oscuros intereses, su triunfo entre las masas será pan comido. 

Antes de todo, los quiero advertir que esto no será tan fácil y que en esta época confusa que nos toca vivir, mientras la civilización abollada galopa errática por la corte desordenada y sucia que es el planeta Tierra, exactamente como un pollo sin cabeza, lo más parecido al triunfo al que se puede aspirar es fracasar con un mínimo de elegancia. 

Dicho esto, el disco me ha parecido colosal, de verdad.

Han girado en todo tipos de “garitos” y trincheras del rock & roll, el grupo suena compacto, nocturno y brutalmente convincente. Los temas son buenísimos, con unas guitarradas decididamente chapuceras pero de una complejidad armónica poco habitual. Las voces tienen un tipo de calidad de cánticos tribales, pero de alguna tribu del futuro que por algún extraño error distópico cante en catalán del siglo XXI y haya pasado de largo de la civilización cristiana; tienen pero una vehemencia antigua, totalmente convincente. El coro de voces se manifiesta siempre con una especie de desesperación serena altamente conmovedora. Los textos son la hostia (y punto). 

El concepto de la producción ayuda ciertamente a los temas y contribuye a reforzar su poder evocador. Las mezclas son excelentes, el sonido es contundente y claro, pero en ningún momento sobreproducido. Los pequeños errores rítmicos propios de una banda de rock que toca al unísono no han sido ridículamente corregidos como se hace habitualmente en las producciones “modernas”, tampoco se han limpiado los maravillosos ruidos de las guitarras y los amplificadores entre acordes o en las pausas; estos pequeños detalles dan a la producción una contundencia clásica y genuina y aumentan considerablemente el octanaje y el factor termonuclear. 

Entre los once temas de “Naïf, potser” hay, a mi parecer: 

-Psico-Punk-proto-intelectual-coral. 

-Post-Funk-perturbado, Matiz “Zappa”. 

-AOR (Adult oriented rock) severamente averiado.

-Músicas del Mundo (Hahaha). 

-Baterías y bajos heroicos. 

-Otras cosas también geniales. 

Y ahora basta. 

Ingresadme el dinero en la cuenta convenida.

Moderadamente vuestro, 

– Quimi Portet.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Busqueda Avanzada

Por favor espere mientras buscamos en la base de datos. Gracias...

Search
Generic filters