Skip to content

Tinieblas, Por Fin

13,00 11,05

In stock

13,00 11,05

Formato
This option is not required
CD CD
Clear selection

13,00 11,05

‘Tinieblas, por fin’ encierra ya desde su mismo título la esencia de The New Raemon: esa especie de humor negro que jamás termina en una carcajada sino en una mueca que, en este caso, es de asco. Ramón Rodríguez -como todos, imagino- siente que cada vez que pone un telediario le están tomando el pelo y toda esa bilis que se le ha ido acumulando la ha vomitado en este disco.

The New Raemon ha conseguido grabar un disco en el que plasma todo el buen hacer y el camino recorrido desde que comenzó con Madee. Su carrera en solitario, sus producciones para Manos de Topo, su trabajo con Nixon… todo está en ‘Tinieblas, por fin’, pero multiplicado. Sólido, compacto, bien escrito y mejor producido (atención a ‘La ofensa’, ‘Risas enlatadas’ o ‘Marathon Man’), la riqueza en los arreglos y matices es tal que aunque aborrezcas al artista la escucha del disco es una auténtica delicia.

Rompiendo la regla de disco por año, Raemon se ha tomado esta vez más tiempo para componer y grabar, teniendo tiempo incluso hasta para rechazar la oferta de una multinacional. Tiempo que no ha empleado en romper con el sonido de su anterior álbum, en el que abandonaba el estilo folk para volver la vista a su trabajo con Madee, sino para perfeccionar una fórmula sonora que le sirve para envolver una mala hostia demoledora en canciones bonitas.

‘Tinieblas, por fin’ es tan sólido que resulta difícil escoger un tema que destaque. Quizá ‘Grupo de danza epiléptica’ (“los hilos que sostienen esto unido no aguantan con el peso de haber perdido la muela y el juicio… la cosa pinta mal. Si tan solo un paso al frente cambiara nuestra suerte. Siempre fuimos cobardes al pisar este suelo”) sea la muestra más representativa del Lp pero sería injusto decir que es la mejor y no mencionar los 9 minutos de ‘Devoción’ y esos coros de Maria Rodés.

El estilo de The New Raemon, la complejidad de sus propuestas o el perfil de Ramón Rodríguez quizá estén impidiendo que su trabajo esté consiguiendo la repercusión que se merece pero, seamos sinceros, estamos ante un nivel tal que la repercusión es lo de menos. Ojalá vendiese muchos discos e hiciese muchos conciertos. Pero que levante la mano el que no sienta algo especial y sonría un poco cuando recomienda a alguien un disco de The New Raemon. (Jenesaispop)

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Busqueda Avanzada

Por favor espere mientras buscamos en la base de datos. Gracias...

Search
Generic filters