Skip to content

Un Dandy En Exil / Algérie-France / 1969-1983

23,50 19,98

In stock

23,50 19,98

Formato
This option is not required
2xLP 2xLP
Clear selection

23,50 19,98

1958, en medio de la guerra de liberación. Mientras se escuchaba el ruido de las ametralladoras en los maquis, en la ciudad, la población escuchaba a bajo volumen las canciones patrióticas argelinas transmitidas por la poderosa radio egipcia: “La voz de los árabes”. Todos estos artistas pertenecían a una compañía creada por la autoproclamada gerencia del Frente de Liberación Nacional (FLN), con sede en Túnez y que afirmaba reunir una muestra “representativa” del movimiento musical argelino de la época, entre los cuales Ahmed Wahby (quien cantaron Wahran Wahran, una canción popularizada por Khaled) y Wafia de Orán, Farid Aly the Kabyle y H’sissen, el campeón del Chaâbi de Argel. El mismo año, el cantante Ben Achour fue asesinado en condiciones que nunca han sido aclaradas.

Argel, en una tarde de verano en 1960. Las terrazas de los cafés estaban abarrotadas y los vasos de anís seguían llegando con regularidad metronómica, a pesar de la alarmante música de las sirenas de la policía que se escuchaba a intervalos y las siluetas de los soldados que marchaban por las calles. El ambiente era bueno, unido por una melodía que se escapaba de todas partes: balcones, donde la ropa se estaba terminando de secar, ventanas abiertas desde apartamentos o restaurantes que servían los famosos camarones de Argel junto con abundante vino rosado. Las parejas se unieron espontáneamente a la fiesta al escuchar “Ya Mustafa”, puntuado por coros improvisados ​​que gritaban “Chérie je t’aime, chérie je t’adore”. La canción, interpretada por Alberto Staïffi, nacido en Sétif, fue un éxito fenomenal, hasta el punto de que incluso los combatientes del FLN la adoptaron por unanimidad. De ahí un desafortunado malentendido que engañaría a las autoridades coloniales para que creyeran que Mustafa era una oda a la gloria de Fellaghas. En 1961, Cheikh Raymond Leyris, un gran maestro judío de ma’luf (una de las tres olas andaluzas de Argelia) que fue profesor de Enrico Macias, fue asesinado en Constantine, convirtiéndolo en la primera víctima de una ola terrorista que alcanzaría a Argelia en los albores de la década de 1990 atacando cualquier cosa que pensara, escribiera o cantara.

Mohamed Mazouni, nacido el 4 de enero de 1940 en Blida, “La ciudad de las rosas”, ambas conocidas por su hermoso ‘Blueberry Square’ (saht ettout) en medio del cual un majestuoso quiosco de música tomó el centro del escenario y sus burdeles, acababa de cumplir veinte años. . Era bastante guapo y su memoria arrastraba muchos refranes pegadizos de Rabah Driassa y Abderrahmane Aziz, también nativos de Blida, o de los maestros de ‘asri (música moderna) Bentir o Lamari. Haría buen uso de todas estas influencias y muchas otras derivadas de la herencia argelina.

El joven Mohamed ciertamente era consciente de sus límites vocales, ya que solía subrayarlos: “¡Tenía una voz pequeña, lo entendí!”. Pero no le faltaba encanto ni autenticidad, y era mejorar con la edad. Comenzó su carrera como cantante en esos años, eligiendo el bedoui como un estilo (un género sahariano popularizado entre otros por el gran Khelifi Ahmed).

Julio de 1962. Los últimos soldados franceses estaban preparando su manada. Una multitud jubilosa proclamaba su alegría de una Argelia independiente. Recordando el impacto de la música popular para galvanizar a las “clases trabajadoras”, las nuevas autoridades en el cargo premiaron a los antiguos miembros de la compañía FLN al nombrarlos al frente de las orquestas nacionales. En una euforia generalizada, el gobierno alentó las odas a la independencia recuperada y se abstuvo de la gloria de la “dignidad restaurada” que surgió de todas partes. Abderrahmane Aziz, una estrella de ‘asri (Argel’ yé-yé) fue una de las favoritas de Mabrouk Alik (“Felicitaciones, Mohamed / Argelia regresó a ti”); Blaoui Houari, precursor de la música Raï, elogió el coraje del héroe Zabana; Kamel Hamadi recordó en Kabyle la experiencia de Amirouche el chahid (mártir), e incluso la venerable Remitti tenía su propia canción para los Niños de Argelia. Todo esto bajo el benevolente ojo (y oído) del régimen liderado por Ahmed Ben Bella, el heraldo del partido único y guardián vigilante de los “valores árabe-islámicos” establecidos como un código de conducta. Los cantantes fueron elogiados por el modelo egipcio, así como por el arte andaluz destinado a una naciente pequeña burguesía y decretaron un “clásico nacional”; algunos no dudaron en agotarse. Estos khobzistas, un término humorístico argelino que se burla de aquellos que ponen razones de “poner comida en la mesa” para justificar su lealtad al sistema, debían monopolizar todos los programas y escenarios, mientras que al margen, la música popular se conformaba con animar bodas o celebraciones de circuncisión. Su ausencia en los medios fortaleció aún más su regionalización: cada género (chaâbi, chaouï, kabyle, oraniano …) permaneció confinado dentro de sus límites locales, y sus “representantes nacionales” eran aquellos cuyas melodías no molestaban a nadie. Las primeras críticas emanarían de Francia, donde muchos artistas argelinos fueron a abordar otros estilos. Durante el intervalo de tiempo de expresión de Kabyle en Radio París, Slimane Azem, una vez acusado de “colaboración”, cantó, evocando animales, las primeras líneas políticas que denunciaban la dictadura y el pensamiento preconcebido que prevalecía en su país. La reacción fue rápida: bajo la presión del gobierno argelino, el minuto Kabyle fue cancelado. Incluso en Argelia, Ahmed Baghdadi, también conocido como Saber, un ídolo para los fanáticos de la música Raï (todavía llamado “folklore de Orania”), fue encarcelado por denunciar la burocracia de El Khedma (trabajo).

Por su parte, Mazouni debía ser notado a través de una canción muy comprometida: Rebtouh Fel Mechnak (“Lo ataron a la guillotina”). Pero, sobre todo, el público en general lo descubrió a través de una actuación en el Teatro Ibn Khaldoun (anteriormente Teatro Pierre Bordes, en el corazón de Argel), transmitido por la Radiodifusión de Radio Argelina, más tarde renombrado ENTV. Esto le permitiría integrar la compañía artística del Teatro Nacional de Argelia. Luego, para rendir homenaje a la independencia, cantó “Adiós Francia, Hola Argelia”.

19 de junio de 1965: el golpe de estado de Boumediene solo empeoró las cosas. Argelia adoptó un perfil de estilo soviético donde todo estaba planeado, incluso la música. Las asociaciones dedicadas a la música árabe-andaluza proliferaron y surgió un movimiento musical adulador, encargado de difundir el mensaje sobre las “opciones fundamentales”. No muy lejos del verdadero lirismo falso personificado por Djamel Amrani, el poeta que evocaba a una “mujer tan bella como una granja autogestionada”. El poder se glorificó a sí mismo a través de semanas culturales en el extranjero o eventos oficiales, convocando a trovadores reunidos a su causa. Por otro lado, la música popular siguió sobreviviendo a través de bodas, banquetes y 45 grabadas para empresas privadas, sufriendo censura y una mayor vigilancia por parte de los militares.

En cuanto a Mazouni, siguió su camino, grabando algunas canciones populares, pero también estaba de humor para viajar más allá del Mediterráneo: “En 1969 salí de Argelia para establecerme en Francia. Quería cambiar de aire, descubrir nuevos mundos artísticos ”. Él, entonces, no tenía idea de que estaba a punto de convertirse en una estrella idolatrada dentro de la comunidad inmigrante.

Francia. Durante las décadas de 1950 y 1960, cuando los padres abrazaban las paredes, casi disculpándose por existir, algunos artistas magrebíes asumieron nombres occidentales para ocultar sus orígenes. Este fue el caso de Laïd Hamani, un argelino de Kabylia, más conocido como Victor Leed, un rockero del apogeo del Golf Drouot, o del marroquí bereber Abdelghafour Mociane, el autoproclamado “Vigon”, un hack de una voz de r & b. Otros, mucho más numerosos, hicieron carreras a la sombra de los cafés dirigidos por sus compatriotas, actuando en escenarios improvisados: unas pocas sillas alrededor de una mesa con dos o tres micrófonos en ella, con interferencias terribles que ocasionalmente interfieren. Sus nombres eran Ahmed Wahby o Dahmane El Harrachi. Entre los distritos de Bastille, Nation, Saint-Michel, Belleville y Barbès, un público exclusivamente comunitario, generalmente masculino, previamente informado por unas pocas palabras escritas en una pizarra, llegó a aplaudir a los cantantes anunciados. Sucedió los viernes y sábados por la noche, además de domingos por la tarde adicionales.

En una atmósfera nublada de nostalgia calentada por cervezas de barril, los clientes, de esta población aislada, una parte de los franceses, sin embargo, se aferraron a las palabras de estos músicos que se les parecían tanto. Como muchos de ellos, trabajaron duro toda la semana, esperando con impaciencia el fin de semana para intoxicarse con algunas canciones del pueblo. A veces, pasaban los sábados por la tarde en salas de cine como el Delta o el Louxor, con mini conciertos adicionales durante los intermedios, soñando, con los ojos abiertos, al sonido de la voz de Abdel Halim Hafez susurrando canciones melancólicas o lamentos indios hechos en Bombay en su totalidad. pantalla. Y la radio o los discos también estaban allí para que la gente se tocara al ritmo de las canciones de Oum Kalsoum, y también los scopitones para ver los videos de una estrella favorita una y otra vez.

Atónito, Mohamed recibió esta atmósfera de cultura de exilio y mucho más en la cara. Completamente inmerso en él, absorbió las canciones de Dahmane El Harrachi (el creador de Ya Rayah), Slimane Azem, Akli Yahiaten o Cheikh El Hasnaoui, pero también las de los años locos del giro y el rock’n’roll como personificados por Johnny Hallyday, Les Chaussettes Noires o Les Chats Sauvages, sin mencionar a Elvis Presley y los comienzos triunfantes de la música pop anglosajona. Entre 1970 y 1990, tuvo una serie de éxitos con títulos como “Minifalda”, “Dama querida”, “20 años en Francia”, “Azul desvaído”, Clichy, Daag Dagui, “Camarada”, “Dime que es no es cierto “o” I’m the Chaoui “, una especie de himno unificador para todas las regiones de Argelia, según explicó:” Canté para personas que, como yo, experimentaron el exilio. Siempre estuve y siempre estuve muy apegado a mi país, Argelia. Para mí, no se trata de personas de Constantina, Orán o Argel, se trata solo de argelinos. Canto en árabe clásico o dialectal tanto como en francés y cabilio ”.

Mazouni, un dandy destrozado por su siglo y siempre arreglado que apenas actuaba en el escenario, se había beneficiado enormemente del impacto de los scopitones, los antepasados ​​de los videos musicales, esas máquinas de imagen y sonido que inevitablemente se encuentran en muchos bares en poder de los inmigrantes.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Busqueda Avanzada

Por favor espere mientras buscamos en la base de datos. Gracias...

Search
Generic filters