Coconot 1 enero, 1970 – Publicado en: Coconot, News BCore

CocoNot nace delante de un plato de sushi. Quizás eso ayudó. Ahí estaban, en marzo de 2005, Alfredo Montes y Pablo Díaz-Reixa (también en Orquesta de la Muerte y Dead Man on Campus), en medio del África Occidental, divagando sobre música brasilera y anécdotas de familia. De vuelta al hogar, en el coche suenan Milton Nascimento, Can, Liquid Liquid, Os Mutantes y The Bad Plus. Al llegar a casa, Pablo se sienta en la batería y Alfre enchufa la guitarra. Surge la banda y la mitad de Novo Tropicalismo Errado. Un mes más tarde se estrenan en directo en Gran Canaria, residencia habitual de Alfre y también lugar de origen de Pablo, afincado ahora en Barcelona.

En Barcelona es dónde aterriza Alfre en junio de 2005 para grabar un disco que todavía no está escrito un día antes de la cita con Jens Neumaier, ‘Mike’ Alemany y Alejandro Mazzoni, en su estudio Audiomayer de Gràcia. Así pues, se encierran en un local del extrarradio, dónde un amigo les presta un sintetizador de impulsos que Pablo fija en un timbal para disparar sonidos, y de allí sale el resto de temas y la idea de versionear uno de Sun Ra. Al día siguiente, tal como estaba previsto, llegan al estudio acompañados de Cristian Subirà y su flauta melódica, y graban en directo el esqueleto de ‘Novo Tropicalismo Errado’ que Jens, productor, define como krautrock latino. Una vez grabadas las bases, Alfre regresa a las canarias y Pablo termina de vestir el esqueleto grabando percusiones y voces en portugués, francés, inglés y castellano. Finalmente se añade el resto de la Orquesta de la Muerte para dar cuerpo al homenaje a Sun Ra. Una vez terminada la grabación, Pablo empieza su nuevo proyecto en solitario, El Guincho, con el que conseguirá la atención internacional que merece, fichando por el sello XL records. Con las pilas cargadas por esa buena acogida, Pablo vuelve a reunir a Coconot, esta vez con jens y Cristian como miembros fijos después de la marcha de Alfredo, para trabajar en el segundo disco. Meses de trabajo concienzudo y mucho entusiasmo culminan en la edición de Cosa astral, un disco mucho m´ás complejo, interesante, profundo, coloreado y texturizado que su debut.