The Vile Cherubs: flequillos sobre DC punk 8 febrero, 2018 – Publicado en: BCBlog, Entrevistas

The Vile Cherubs fueron un caso extraño dentro de la escena harcore punk de Washington DC de finales de los 80, ya que en un panorama donde prevalecían los sonidos post punk vía Dischord Records, estos cuatro adolescentes flequilludos se dedicaron a predicar las santas escrituras Nuggets. Publicaron su único LP con portadas serigrafiadas porque no tenían dinero para hacerlas de forma usual en 1988 a través del mencionado sello. Se vendió rápidamente, y, cómo no, se convirtió en pieza de coleccionismo. Grabado en el mítico Inner Ear Studio de la capital estadounidense, no recogió la esencia del grupo, -se puede localizar en la red y peca de una producción demasiado afín a los grupos de la escudería de Ian MacKaye y Jeff Nelson-. Por el contrario, no ocurre lo mismo con sus demos. Artefactos lisérgicos de 60’s punk y psych rock desmadrado atrapados en oscuro after punk. Esas maquetas remasterizadas se recogen en un bonito CD editado por el sello australiano Afterburn. Seth, bajista del combo, lo explica con claridad en un blog: “Amábamos la psicodelia y el garage rock, y también música más nueva: Stooges, Pere Ubu, Suicide, Mission of Burma”. El bajista más tarde acabaría tocando, entre otros, con Circus Lupus; Jesse tocando el bajo con The Capitol City Dusters, y Tim (Green) la guitarra con The Nation of Ulysses, The Fucking Champs o Citay. Con este último nos hemos puesto en contacto para indagar en este fenómeno sixties que nació de un contexto hardcorista muy del gusto de esta insólita publicación.

¿Cuándo surgió The Vile Cherubs y cómo os conocisteis?
Nuestro primer concierto se celebró en la víspera de año nuevo de 1986. Seth (bajo) y yo nos conocíamos desde que teníamos 3 años. Conocí a Ben (batería) en séptimo curso y tocamos juntos en grupos hasta el final del instituto. Conocimos a Jesse (cantante) en noveno curso y tuvimos una banda distinta con él. Seth se nos unió en 1986.

Estabais claramente interesados en sonidos de los 60, garage-rock y psicodelia. ¿Cómo empezasteis a indagar en esos estilos?
Siempre estuve interesado en esos sonidos, pero Jesse me introdujo en un montón de bandas 60’s punk como The Music Machine, The Standells y Blues Magoos. Tenía las recopilaciones Nuggets, a través de las cuales descubrimos un montón de buenas bandas. Más tarde, empezamos a descubrir grupos nuevos como Plasticland, The Fuzztones y The Chesterfield Kings.

Teniendo en cuenta que el vuestro era un contexto hardcore y punk del área de DC, lo más natural hubiera sido que practicarais esos estilos.
Realmente nunca conocí ese tipo de música, y eso que fui al colegio con miembros de Gray Matter y otras bandas hardcore, pero nunca fui a esos conciertos. Escuchaba casi exclusivamente música de los 60 y a los Ramones y a los Clash. También me gustaban muchos grupos mod como The Chords y Purple Hearts.

Nuestro público era una mezcla extraña de fans de los 60’s punk, amantes del hardcore, chicos y chicas de instituto, y gente más mayor. Por alguna razón tocamos con muchas bandas hardcore y nos aceptaron incluso cuando nuestra música era tan distinta

De todos modos supongo que estaríais involucrados en la comunidad hardcore de vuestra zona, ya que vuestro único LP fue grabado con Dischord. ¿Cómo era vuestra relación con el sello?
No recuerdo exactamente como les conocimos. De alguna manera sería a través de Jesse. Era amigo de Jeff Nelson que es copropietario de Dischord junto a Ian MacKaye. Serigrafiaron juntos las portada o algo por estilo. Ian MacKaye solía trabajar en una tienda de discos y Seth y yo solíamos pasar mucho por allí. Nos dejaba poner todos los discos que queríamos escuchar.

En cualquier caso, en vuestro sonido también se puede detectar influencias más oscuras, Mission of Burma o Wipers, por ejemplo en el tema “Love you with my…” ¿Estás de acuerdo?
Sí. Jesse estaba muy enganchado a Mission of Burma, además de a otras bandas más oscuras de post punk. Me descubrió mucho de ese material. Yo no había escuchado a Wipers hasta años más tarde, cuando Tobi de Bikini Kill me pasó una cinta. Me enamoré de ellos y acabé tocando con ellos el bajo en una gira europea en 1993.

¿Cómo fue el proceso de grabación de vuestro único disco?
El disco de Dischord se grabó en los estudios Inner Ear, que en aquel entonces se encontraba en los sótanos de Don Zientara. Nos gustaba más el sonido de las demos, era más crudo y sonaba más a nuestro directo. Se grabaron con un cuatro pistas en casa de Geoff Turner y otras en casa de sus padres. Esas demos se publicaron otra vez a comienzos de los 90 en un CD, y unos año más tarde las publicó un chico en Australia.

No creo que Vile Cherubs fueran un grupo de revival, sólo que estabamos influenciados por el material de los 60, pero hacíamos algo propio. Jesse y yo vimos a los Chesterfield Kings, Vipers y Pandoras en 1985 e íbamos a todos los conciertos de los Fleshtones y Lyres. Peter Zaremba era muy agradable con nosotros, como lo fue Paula y el resto de las Pandoras. ¡Una vez le besó a Jesse en la mejilla!

¿Qué tipo de gente se acercaba a vuestros conciertos? ¿El público era heterogéneo? ¿Existía algún tipo de separación en la comunidad debido a gustos musicales?
Era una mezcla extraña de fans de los 60’s punk, amantes del hardcore, chicos y chicas de instituto, y gente más mayor. Por alguna razón tocamos con muchas bandas hardcore y nos aceptaron incluso cuando nuestra música era tan distinta.

Mientras vosotros tocabais en DC, en Europa vivimos un revival garajero con bandas como The Creeps. ¿Escuchabais grupos europeos? Supongo que estaríais al tanto de muchos grupos ingleses de post-punk, que también es una característica de las bandas de DC.
Realmente no. Mayormente escuchábamos discos trasnochados de bandas como The Morlocks, The Outta Place, The Fuzztones, grupos de Voxx Records como The Pandoras, Tell Tale Hearts y otros como The Chesterfield Kings, The Prisoners, Milkshakes, The Vipers, The Fleshtones y The Lyres. Nuestras mayores influencias fueron Morlocks, Plasticland y The Prisoners.

Recuerdo que aquí la gente se volvía loca con bandas como Miracle Workers, Lyres o Cynics. Vosotros tocasteis con Cynics, como he podido obeservar en los flyers que aparecen en el CD The man has no sweats (Afterburn). ¿Consideras que The Vile Cherubs fue una banda revival?
Sí, tocamos varias veces con Cynics y nos hicimos amigos. Seth y yo publicamos un single en su sello con otra banda tras Vile Cherubs. No creo que Vile Cherubs o esas bandas fueran grupos de revival, sólo que estaban influenciados por el material de los 60, pero todavía hacían algo propio. Jesse y yo vimos a los Chesterfield Kings, Vipers y Pandoras en 1985 e íbamos a todos los conciertos de los Fleshtones y Lyres. Nunca había visto a los Morlocks hasta hace 6 años, y fue emocionante. Acabo de verles hace unos meses también. De alguna forma siempre acabábamos en el backstage vacilando con esos grupos y eso que sólo teníamos 15 años. Peter Zaremba era muy agradable con nosotros, como lo fue Paula y el resto de las Pandoras. ¡Una vez le besó a Jesse en la mejilla!

En esa época la escena musical de de DC se basaba en el apoyo mútuo y había grandes grupos y conciertos con mucha frecuencia, especialmente los bolos a los que podía ir la gente de todas las edades, lo cual para nosotros era bueno, ya que estábamos en el instituto

¿Cuál es la historia del CD The man has no sweats? Suena muy bien, ¿lo remasterizaste tú?
Gracias, sí lo remastericé yo. Este chico que trabajaba en el tienda de discos Missing Link de Melbourne se puso en contacto con nosotros y nos comentó que quería reeditar las demos. No estoy seguro de porqué quiso hacer esto, aunque hizo un gran trabajo. Le conocí cuando The Fucking Champs tocamos en Melbourne y era un chico realmente simpático.

Cuando empecé a investigar sobre Vile Cherubs, leí un artículo sobre The Fifty Foot Hose que creo está escrito por alguno de vosotros para un fanzine. ¿Fueron una influencia para vosotros?
La verdad es que no. Llevábamos tocando como año y medio cuando encontramos ese disco. Estábamos ensayando en el apartamento de un amigo en Chinatown cuando Mitch Parker de Government Issue dejó unos discos que no quería porque se estaba mudando. Seth y yo nos tiramos a ellos y cogimos los que nos parecían más interesantes. Pusimos el disco de Fifty Foot Hose, que empezaba con un sonido electrónico que duraba más de dos minutos y sonaba cada vez más alto, hasta que entraba la primera canción. Estábamos puestos de ácido y nos olvidamos de que habíamos puesto un disco, y nos alucinó. Tuve la oportunidad de verlos en 1996 cuando se volvieron a juntar, en parte debido a que estuvimos hablando de ellos a todo el mundo.

¿Cómo recuerdas esa época?
¡Fue increíble! En esa época la escena musical de de DC se basaba en el apoyo mútuo y había grandes grupos y conciertos con mucha frecuencia, especialmente los bolos a los que podía ir la gente de todas las edades, lo cual para nosotros era bueno, ya que estábamos en el instituto.

No creo que Vile Cherubs sea un grupo de culto. Por otra parte sí creo que muchas bandas han sido influenciadas por The Nation of Ulysses o simplemente los han copiado totalmente

¿Todavía te comunicas con el resto de la banda? Tú te dedicas a la grabación y producción de grupos. ¿En qué trabajan el resto de los miembros?
Sí, hablo a menudo Seth y con Jesse, dos o tres veces al año. Seth a puesto en marcha un estudio de grabación hace unos años y está grabando a bandas. A principios de 2010 mezclé un álbum que ha grabado y tocado junto a Corin Tucker de Sleater Kinney. También escribe como freelance para revistas. Jesse construye y repara guitarras y amplificadores. A veces va de gira como técnico de guitarras. Hace poco ha estado de gira con los Yeah Yeah Yeahs. Empezó a hacer guitarras en el instituto e hizo algunas baratas para que nosotros las rompiéramos en nuestros conciertos. Debido a ello estuvimos vetados por un tiempo en algunos clubs de DC. El batería, Ben, vive en Brooklyn y es profesor de instituto. La última vez que supe de él fue a principios del año pasado.

Después de Vile Cherubs tocaste en Nation of Ulysses. Creo que ambas bandas se han convertido en grupos de culto.
No creo que Vile Cherubs sea un grupo de culto. Por otra parte sí creo que muchas bandas han sido influenciadas por Ulysses o simplemente los han copiado totalmente.

¿Cómo se produjo el cambió de tocar sonidos 60’s punk con Vile Cherubs a practicar ritmos más post hardcore con Ulysses?
Después del instituto empecé a meterme más en el hardcore y en el punk como Black Flag, Misfits, Bad Brains y Void. Me hice amigo de los chicos de Ulysses. Ellos estaban muy interesados en la música de los 60 y habían visto a Vile Cherubs unas cuantas veces. Casi llevaban un año tocando cuando me pidieron que tocara con ellos. Para aquella época sonaban completamente diferente. Entre mis influencias de los 60 y el interés que mostraban por la música sixties, creo que acabamos no sonando como una banda de hardcore.

Creo que Internet ha sido positivo para la crear música y para hacer llegar tu música a la gente, pero ha sido terrible respecto a hacer algo de dinero con tu música. Las bandas no se pueden permitir ir de gira o pagar el alquiler de un local de ensayo porque alguien ha puesto su disco en Internet para descargárselo de forma gratuita y nadie lo comprará. Es bastante triste

¿Ulysses nació de una idea concreta junto con toda su dialéctica, o por el contrario fue producto de los ensayos y de su propia dinámica?
Empezó con unos conceptos sólidos, pero definitivamente evolucionó con el tiempo y se redefinió a sí mismo durante los tres o cuatro años que tocamos juntos.

Hoy en día te dedicas a grabar y producir bandas, y has tocado en un buen número de grupos. ¿Todavía tocas o sólo te dedicas a grabar?
He tocado con Fucking Champs durante 12 años hasta hace tres. He publicado cuatro discos en solitario con Concentrick, el último en 2007 con Drag City. No he tocado mucho desde entonces, pero he tocado un montón en los discos de Citay y he tocado otro poco en discos de otra gente.

Para terminar, ¿cuál es tu opinión sobre la música hoy en día? ¿Sigues comprando discos? ¿Cómo valoras la influencia de la red en el negocio y en la creación?
Sí, todavía compro bastante vinilo, pero no compro mucha música nueva. No conozco muchas bandas nuevas, excepto a las que grabo. Creo que Internet ha sido positivo para la crear música y para hacer llegar tu música a la gente, pero ha sido terrible respecto a hacer algo de dinero con tu música. Las bandas no se pueden permitir  ir de gira o pagar el alquiler de un local de ensayo porque alguien ha puesto su disco en Internet para descargárselo de forma gratuita y nadie lo comprará. Es bastante triste.

Esta entrevista se publicó originalmente en euskera en la revista-anuario Entzun! y posteriormente en castellano en el fanzine valenciano Chilena Comando. Gracias a ambos (y al autor) por permitirnos recuperarla.


Julen Azpitarte (Bermeo, 1971)

Trabajo en el equipo de comunicación de una fundación en Bilbao. También soy redactor de una página web de contenidos culturales en euskara. Asimismo colaboro en prensa, siempre en el ámbito de la cultural y más concretamente en el musical. Recientemente he concluido mi aventura fanzinera con el cierre del octavo número de “Pop Pilulak”, un fanzine sobre cultura pop en euskara. En mi adolescencia me flipaban los discos de Circus Lupus y Three, pero ahora devoro singles originales de rhythm & blues y bugalú; en ocasiones participo en pinchadas. Ahora mismo estoy escuchando a los escoceses Spinning Coin.

 

 

# Bikini Kill, Circus Lupus, Citay, Dischord Records, Fifty Foot Hose, Government Issue, Gray Matter, Inner Ear Studio, Milkshakes, Miracle Workers, Mission of Burma, Pere Ubu, Plasticland, Purple Hearts, Suicide, Tell Tale Hearts, The Blues Magoos, The Capitol City Dusters, The Chesterfield Kings, The Chords, The Fleshtones, The Fucking Champs, The Fuzztones, The Lyres, The Morlocks, The Music Machine, The Nation of Ulysses, The Outta Place, The Pandoras, The Prisoners, The Standells, The Stooges, The Vile Cherubs, The Vipers, Voxx Records, Wipers,