Entrevista a Kira Roessler: “Tenemos que mantenernos arriba, tratar de triunfar a pesar de los juicios ajenos” 6 diciembre, 2016 – Publicado en: BCBlog, Entrevistas

Kira Roessler es un referente indiscutible en el mundo del hardcore punk estadounidense y mundial. Creció y se empapó de la cultura musical que en los años ochenta nacía en la costa oeste. Formó parte de la legendaria banda Black Flag, posteriormente junto a Mike Watt creó la banda Dos. Es una persona silenciosa, discreta, pero que cuando coge el bajo, no tiene quien le haga sombra. Los hechos hablan por sí solos.

¿Cómo estás Kira en este momento de tu vida? ¿Estás haciendo algo de música o en algún proyecto musical?

Siempre estoy haciendo música. Hago mis propias grabaciones. Tengo una banda virtual (enviamos archivos de ida y vuelta para construir canciones a través de internet). También escribo líneas de bajo cuando alguien me lo pide. Siempre seré bajista, toque o no toque en directo.

Yo estuve siempre en bandas con chicos que no pensaban que tener una mujer en su banda fuera un problema.

¿Cómo ha sido para ti ser una mujer dentro del mundo del hardcore punk? Y sobre todo y no menos importante, ser una mujer dentro de una banda de hombres.

La verdad es que no pensaba mucho en eso en aquella época. En los primeros días del punk en Los Ángeles ya había chicas que eran famosas solo porque tenían el increíble “look” de punk rockers. Lo demostraban de manera fuerte y empezaban a aparecer en las portadas de los fanzines. El punk era un mundo pequeño, que aceptaba bien a las mujeres. Luego la escena se empezó a hacer más grande y empezó a haber más hombres que pensaban que ser rudos, el ‘slamming’ y las drogas eran lo que significaba el punk rock.

Yo estuve siempre en bandas con chicos que no pensaban que tener una mujer en su banda fuera un problema. Por supuesto que hay algunas limitaciones físicas sobre todo a la hora de llevar los equipos y al estar ensayando cinco horas seguidas con tal de que salga algo.

Estuviste en Black Flag de 1984 a 1986. En tres años participaste en siete álbumes. ¿Cómo recuerdas esos días lejanos? ¿Cómo fue vivir esa experiencia?

Me uní a mi banda favorita… Era para mi algo increíble. Entonces me di cuenta de lo duro que era tocar, mi cuerpo aguantaba durante horas. En esos días, el mundo del punk era bastante pequeño, no había dinero para pagar hoteles ni alquilar pisos durante las giras. Te aseguro que las cosas a veces podían ser bastante duras. Pero pude viajar por Estados Unidos y por parte de Europa, hecho que me hizo muy afortunada.

Mucha gente en nuestros conciertos se volvía loca porque querían -y pensaban- que debíamos tocar las canciones antiguas. Pero también había gente que llegaba y apreciaba los constantes cambios que íbamos haciendo y las nuevas canciones y grabaciones que introducíamos.

Yo empecé a estar en bandas con dieciséis años. Después de ir a clase en el instituto, iba a practicar todos los días. Nunca dejé de hacer música por los estudios.

Antes de entrar en Black Flag, pusiste como condición a tus compañeros que respetasen tus tiempos ya que estabas estudiando ingeniería en la Universidad de California. Hay un mundo enorme entre el hardcore y la ingeniería. Tu responsabilidad y conciencia al respecto me recuerdan a Milo de Descendents, que dejó la banda para dedicarse a la ciencia. Y esta responsabilidad con tu propia vida y obligaciones es admirable, en un mundo en el que la gente que está en bandas solo piensa en tocar y tocar. ¿Cómo fue combinar ambos mundos? Añadiendo el hecho de ser mujer.

Yo empecé a estar en bandas con dieciséis años. Después de ir a clase en el instituto, iba a practicar todos los días. Nunca dejé de hacer música por los estudios. Ni viceversa. Priorizaba la música cuando hacía descansos en lo académico para ir de gira con Black Flag. Luego volvía a casa, y compaginaba escuela y música. Ambas al mismo tiempo.

La escuela era para mi más un plan de respaldo, tener algo fijo, que una plena dedicación al campo de estudio. Mi hermano dejó los estudios antes de acabarlos y ahí me di cuenta de que yo debía terminarlos, porque tendría sentido en el caso de que no pudiese vivir económicamente de la música. No podría soportar la idea de ser una música “hambrienta”. Y vivir solamente de esta pasión es bastante difícil.

Esto no tiene nada que ver con ser mujer. Quizás mi subconsciente me hizo sentir que necesitaba tener una seguridad resistiéndome a la idea de entregarme plenamente a la música, sin saber si iba a poder vivir de ella.

Siempre me había preguntado por qué estaba conectada de alguna u otra manera con el piano. Empecé tocando piano clásico siendo zurda. Aún así toco el bajo con la mano derecha. Siempre me gustaban las partes musicales que hacía con mi mano izquierda mientras tocaba el piano.

Empezaste muy pequeña tocando el piano. Y de repente con catorce años empiezas a tocar el bajo. ¿Por qué el bajo?

Fue porque mi hermano tenía una banda de rock progresivo (Paul Roessler), ya sabes, como Yes o Emerson Lake and Palmer. Se les fue el bajista y entonces decidí practicar duro para poder unirme a su banda. Nunca fui lo suficientemente buena. Luego mi hermano disolvió la banda y se metió de lleno en el mundo del punk rock.

Siempre me había preguntado por qué estaba conectada de alguna u otra manera con el piano. Empecé tocando piano clásico siendo zurda. Aún así toco el bajo con la mano derecha. Siempre me gustaban las partes musicales que hacía con mi mano izquierda mientras tocaba el piano.

¿Qué puedes contarnos de las otras bandas en las que has estado? Muchas veces has dicho que Dos es tu banda favorita, donde tocabas con Mike Watt, tu marido en aquella época. ¿Cómo fue esta experiencia?

Ya había estado en varias bandas antes de entrar en Black Flag. Algunas con mi hermano, otras con un guitarrista amigo suyo e incluso toda una banda de chicas.

Después de Black Flag, Mike y yo empezamos con Dos. Me gustaba que él también tocaba el bajo. Teníamos la banda desde antes de casarnos y la tuvimos hasta muchos años después. Se trataba de escribir canciones y de que los bajos se entrelazaran.

También tengo otro proyecto con un bajista, se llama Awkward. Y como comentaba al principio, tengo una banda virtual donde mandamos archivos por internet y en base a esto, construimos canciones. Este esquema funciona muy bien ya que todos los que lo formamos tenemos trabajos y podemos hacer nuestras partes cuando nos viene bien y tenemos tiempo.

kira2

¿Cómo te trataban tus compañeros de banda cuando estabas en Black Flag? He leído en algún sitio que Henry Rollins siempre era muy protector contigo. ¿Puedes hablarme en pocas palabras de como eran Henry, Greg Ginn y Bill Stevenson? 

La relación que teníamos era muy profesional. Tenía que ser así. Pasábamos mucho tiempo juntos y la mayoría del tiempo estábamos exhaustos. Henry me protegía como hacía con cualquiera de nosotros que pudiese estar en problemas. Teníamos que cuidarnos los unos a los otros para poder tener éxito.

Bill y yo éramos muy cercanos, porque éramos sección rítmica en la banda, bajo y batería. Sentíamos cuando el dolor nos superaba al mismo tiempo.

Henry practicaba durante una o dos horas; la voz, su instrumento, era el más vulnerable. Bill y yo podíamos llegar a cinco y Greg podría tocar por lo menos diez horas…

Bill fue el que más me ayudó con las cuerdas. Henry se dedicaba más a si mismo y Greg estaba en el medio. Él interactuaba mucho durante los ensayos, pero cuando acababan volvía a su vida. En las giras pasábamos tanto tiempo juntos que si había una oportunidad de escaparnos un poco, lo hacíamos.

¿Cuáles son ahora tus bandas favoritas? ¿Escuchas algún tipo de música en especial en este periodo de tu vida?

Cuando voy en mi coche suelo escuchar la radio española. Me gustaban las primeras canciones de Shakira y también Selena. De hecho con Dos versionamos una canción suya, después de su muerte.

Escucho muchos tipos de géneros musicales: blues, punk, música clásica, metal… y a veces nada de música. En mi trabajo hay tantos sonidos (industria cinematográfica) que a veces necesito estar tranquila y escucho audio libros que me trasmiten paz.

Esto rompe con los prejuicios que muchas veces se tienen en el mundo del hardcore punk y muestra que eres una persona a la que no le importa lo que piensen los demás. ¿Qué te gusta de nuestra cultura? ¿Ya has venido? O en el caso de que no, ¿te gustaría venir? Queda de más decir que te esperamos con los brazos abiertos.

Me encantaría ir a España. Solo he estado en cuatro países europeos en la época en que estaba de gira con Black Flag. Decidí aprender español porque fui de vacaciones a las Islas Galápagos en Ecuador. Me gustaron tanto que incluso quería volver y trabajar allí, por lo que cuando volví a casa, me puse a estudiar español en serio.

Resulta que no pude volver a Galápagos, pero empecé a interesarme mucho por la lengua y cultura hispana. Aquí donde vivo estoy muy expuesta a la cultura centro y sudamericana, ya que vivo en el sur de California. Me encanta.

Por supuesto que hay prejuicios contra nosotras. Pero también los hay contra la gente pobre o contra la gente de otras razas o religiones. Tenemos que mantenernos arriba, tratar de triunfar a pesar de los juicios ajenos, pero no dejar creer a los demás que nos han debilitado con su mierda.

Y por último, a parte de agradecerte la oportunidad de dedicarnos tu tiempo, quería que nos dijeras que le recomiendas a todas aquellas mujeres que quieren meterse en la música, en el hardcore o en el punk, un mundo hoy día tan dominado o más bien regentado por hombres.

Pienso que es importante no enfocarnos en el modo en que las mujeres son tratadas. Por supuesto que hay prejuicios contra nosotras. Pero también los hay contra la gente pobre o contra la gente de otras razas o religiones. Tenemos que mantenernos arriba, tratar de triunfar a pesar de los juicios ajenos, pero no dejar creer a los demás que nos han debilitado con su mierda.

Ha sucedido durante mucho tiempo, que la gente se cree con derecho sobre los demás y ni siquiera se dan cuenta como ellos mismos están respondiendo frente a otros. Y esto me duele. Pero no me gusta mostrarlo o actuar cuando pasan estas cosas. Yo tomo nota y trabajo más duro para ser más excelente en lo que hago. Así es como me aproximo a la música.

¡Gracias por la charla!

Fotografias del archivo personal de Kira Roessler. 


Ana Hurtado (Sevilla, 1986)
ana
Periodista afincada en Barcelona desde hace 6 años, con interés en lo cultural, pero volcada y apasionada especialmente por el mundo de la música. Ha realizado diferentes críticas y entrevistas para publicaciones musicales.
# Ana Hurtado, Awkward, Black Flag, Descendents, Dos, Emerson Lake and Palmer, Kira Roessler, Mike Watt, Yes,