Fotos Punk: David Garcerán y Contrafotografía 17 julio, 2018 – Publicado en: BCBlog, Entrevistas

No os mosqueéis pero esto es algo que pienso: la fotos de conciertos y cosas punkis más o menos recientes me parecen en su gran mayoría horrorosas. No sé dónde está el error, si en Fotolog o en la proliferación de cámaras baratas digitales, pero lejos quedan los años gloriosos del Foto-Comix de la PUNK o los míticos Photo Issue de la Maximum.

El mundo moderno nos ha regalado varias tipologías de fotógrafos curiosos: desde el adicto al Photoshop pasando por el flipado que te saca una foto de tu propio grupo tocando y luego intenta vendértela aquí no hay ni uno que resista a una criba seria. Por merecerse solo se merecen un respeto los veteranos, pese a que a menudo nos encontremos con que han envejecido francamente mal. Si vienes de un tiempo en el que existía cierto orden y concierto no debe ser fácil adaptarse a la decadencia provocada por los móviles con cámara y sus múltiples y perversas posibilidades. Aunque realmente si lo piensas da igual si has nacido hace 20 años como 65; aún no ha venido al mundo el sujeto capaz de pilotar de forma saludable el follón tecnológico que tenemos montado.

Entre todo este desorden y muy de tanto en tanto en tanto encuentras alguien que echa fotos y te sorprende. David Garcerán nació en el 94 en Barcelona y es uno más dentro de toda una pequeña escena de nuevos fotógrafos punk cuyo ojo ha sido educado en ese gran satán llamado redes sociales. Curiosamente, reivindican lo amateur y la estética de lo pobre frente la asepsia imperante. David es la mano detrás de Contrafotografía, un pequeño portal dedicado a todas estas nuevas voces. Además ha sacado un par de fanzines con imágenes suyas y de colegas y toca en varias bandas de hardcore.

Cuéntanos cómo te acercaste a la fotografía y que material y equipo utilizas.

Siempre he jugado con cámaras de fotos baratas, por mi casa ha habido tanto las analógicas típicas de los 80-90 como las compactas digitales de los 00. Lo que llevaba todo el mundo para las vacaciones, vaya. Con el tiempo me di cuenta de que eso no valía para nada si daba un poco el sol en una escena porque se quedaba todo quemado o completamente negro, así que abandoné un poco mis experimentos.

Al cabo de unos años descubrí el hardcore/punk de Nueva York y toda la movida de fanzines que se pueden leer aún por Internet gracias archive.org y que me permitieron conocer toda una colección de imágenes impactantes e impresionantes sobre esa escena. Me volví muy friki de esto y me hice un Tumblr donde recopilé cientos de imágenes con sus autores, las bandas, lugar, etc., el cuál borré en un ataque de nervios adolescente. Al mismo tiempo y gracias al skate y la revista Kingpin, que hacen un número anual de fotografía, empecé a leer sobre gente que seguía usando cámaras analógicas y hacía unas fotos que me parecían increíbles.

Mystic Inane tocando en Lyon

Decidí intentar replicar toda esa estética que me encantaba con alguna de mis cámaras viejas. Empecé con una Nikon Ef300 que me encontré de pequeño, pero pronto compré una Smena 8M rota, con la cuál me frustré bastante, y después una Praktica Super TL1000. Ahora tengo una Canon A1 que compré de gira porque se me estropeó la Praktica.

Me gusta hacer todo absolutamente manual y la Praktica era genial para eso porque no tenía circuito más que para medir la luz y ni funcionaba. En tema carretes creo que me quedo ya definitivamente con los Tri-x 400, para revelar estoy aficionándome al D76 y para escanear tengo un Plustek 8200i, que hace bastante bien el apaño.

Creo que me he acostumbrado a hacer esto, lo cuál significa que he perdido un poco de ilusión pero lo que hago me sale mucho mejor

Aunque sueles fotografiar otras cosas, has cubierto muchos conciertos de Punk. Qué es lo que tiene un grupo o un concierto que te den ganas de sacarle fotos.

Al principio era más la ilusión de hacer fotografías espectaculares. Si la banda era muy loca pues tenía más ganas de fotografiarla. Ahora voy más en piloto automático. Si son amigos me apetece mucho hacer fotos, si me gusta la banda también, va más por aprecio personal que por estética. Además estoy bastante empeñado en documentar el punk y a veces me apetece también si sé que las fotografías van a salir bien, no por la banda sino por el espacio, luz, cantidad de gente, etc. Creo que me he acostumbrado a hacer esto, lo cuál significa que he perdido un poco de ilusión pero lo que hago me sale mucho mejor.

Asesinato del Poder tocando en el Caos a Gracia, Barcelona

Realmente sé muy poco de fotógrafos de punk. Qué diferencias crees que hay entre la gente que sacaba fotos de Punk en los 70, 80, 80 y 2000 y la gente joven de hoy en día.

Yo llevo una cámara que en los 70-80 pocos punks llevarían por cara, aunque a mi me costó una miseria. Es cierto que también he llevado cámaras malísimas, pero bueno, el equipo se nota. También imagino que a nivel de seguridad no es lo mismo llevar una cámara a un barrio marginal de los 80 que llevarla ahora a un concierto al centro de Barcelona. Tampoco debe ser mismo tipo de gente que iba a los conciertos en aquella época que ahora.

Ahora es más difícil hacer algo original: estamos haciendo un refrito de un refrito y eso ya automáticamente devalúa todo nuestro trabajo. Hay que ser consciente de ello. Es difícil superar a los que simplemente eran buenos en otros momentos

En la actualidad y comparando con los 2000 poco habrá cambiado. Quizás mucha gente utilizó muchas cámaras digitales muy malas de aquella época pero por lo demás estaremos un poco igual. También he de decir que ahora es más difícil hacer algo original, no todo son beneficios. Estamos haciendo un refrito de un refrito y eso ya automáticamente devalúa todo nuestro trabajo. Hay que ser consciente de ello. Es difícil superar a los que simplemente eran buenos en otros momentos.

Veo que la gente que tira fotos de conciertos cada vez se preocupa menos por documentar escenas y bandas y lo único que les interesa es lo estético y la espectacularidad. Cómo crees que han afectado las redes sociales y la cultura del Like en la forma de entender la fotografía en el Punk.

Las fotografías en mi opinión funcionan porque crean portadas. Un titular puede ser impactante pero una imagen en portada lo es mucho más. Nadie ha ganado un Pulitzer haciendo fotos bien hechas sin más, sino sacando a la gente algún sentimiento. Este concepto no tiene nada que ver con la sobreexplotación de los medios audiovisuales que vivimos hoy día. Una cosa es hacer una foto impactante, otra cosa es hacer una foto impactante para ganar likes. Lo segundo suele ser despreciable, a veces simplemente cómico. En los conciertos cuando esto pasa es más bien de lo segundo, gracioso y estúpido, pero también hay que añadir que no solo el fotógrafo es culpable. No podemos olvidar que muchas bandas que desean participar en esa viralización masiva. De hecho, las redes sociales parecen ser la única forma de triunfar y pocos canales más tenemos para llegar a la gente. De ahí mi obsesión con hacer publicaciones en formato físico y buscar mis propios medios.

Exit Order tocando en Barcelona

Sé que controlas bastante sobre gente que saca fotos de conciertos. Háblanos del pequeño boom de fotógrafos de punk en US que ha habido en los últimos años. Pienso por ejemplo en Angela Owens, ¿pasa en otros lugares?

Esto es complejo. Creo que solo ha funcionado en los lugares donde Tumblr e Instagram han triunfado al máximo. También es cierto que si haces una foto a alguna de las bandas de punk de allí y ellos la publican por ahí llegas a 10 veces más gente que lo que puedes aquí. Yo personalmente eso no lo veo mal, es normal, aquí el punk está de capa caída y allí ha sido y probablemente aún es una moda underground muy grande. Además, hay fotógrafos de conciertos con un público enorme y puestos muy interesantes en medios muy grandes que dan voz a los que empiezan. Van aupándose unos a otros.

Las fotografías en mi opinión funcionan porque crean portadas. Un titular puede ser impactante pero una imagen en portada lo es mucho más. Nadie ha ganado un Pulitzer haciendo fotos bien hechas sin más, sino sacando a la gente algún sentimiento

A la vez, es posible que muchas bandas hayan tenido un público grande inicial gracias a estos fotógrafos. Todo vuelve y cuanto más crezca esa escena en todos los aspectos más posibilidades habrá en ella. Para centrarme en la pregunta, no, no creo que haya pasado en ningún otro lugar. Quizás Reino Unido, pero el nivel de popularidad de los fotógrafos estadounidenses es tremendo.

¿De qué va lo de Contrafotografía?

Contrafotografía es un proyecto que empecé este 2018 y que cada vez lo defino de una forma diferente, así que lo que responda ahora aquí no es válido a partir del próximo minuto. En este momento creo que solo es un agrupador de entes dispersos, un canal para superar Instagram y poder llegar a ese público que seguro que existe, pero que si no pagas en las redes sociales es imposible de encontrar.

Además es una forma de publicar mi fotografía, la de mis amigos, y la de muchos amables desconocidos con un talento increíble y unas ideas brillantes que me sorprenden día a día. En este proyecto cabe cualquiera, da igual la técnica, la experiencia o el equipo. Ahora estamos solo sacando fanzines monográficos, llevamos ya dos, y publicando fotógrafos amateurs en la web , pero a saber lo que decidimos hacer en un futuro. ¿Exposiciones? ¿Libros? ¿Performances? Molaría empapelar la ciudad con fotografías algún día. Ya veremos.

The Real Cost, US

Te interesan los formatos baratos y las cosas hechas por gente joven o muy joven.

La fotografía que se suele ver, profesional y amateur, suele ser muy aburrida. Es siempre lo mismo y encima es cara para adquirir. He visto gente vendiendo su fanzine de malísima calidad y con sus primeras fotografías por 10€. De hecho la mayoría de gente usa esos precios para venderlos. No tiene ningún sentido.

Yo no quiero ganar dinero de hacer un fanzine o las fotos. Si algún día lo gano pues genial, pero no quiero estafar a mis amigos por el camino, creo que es lógico. Hay mucha gente joven haciendo fotos desde otra óptica. Yo ya no soy tan joven como cuando empecé pero creo que aún me puedo ver en ese grupo de gente de corta edad que intenta hacer cosas un poco diferentes. Creo que hay mucho potencial que se pierde por la falta de ambición o medios para llegar a un público que no está permitido a aquellos que no tienen un mínimo de capital. Si puedo ayudar a empujarles ahora que tengo la oportunidad pues lo haré encantado.

¿Proyectos futuros?

Quiero hacer algunas exposiciones y preparar un libro muy pequeño pero que me hace bastante ilusión.

¿Qué opinión te merece BCORE?

Conozco BCore sobretodo por el libro “Harto de Todo”. Lo debí comprar al poco de salir y aún lo ojeo a menudo. Es la biblia del punk de Barcelona, pocas publicaciones físicas que no sean discos debo de tener en tanta consideración como ese libro. ¡Ahí descubrí a GRB!

http://contrafotografia.com

http://davidgarceran.com

 Foto portada: Pesadilla tocando en la Biblio, Barcelona, por David Garcerán (como el resto de fotos)


Dani Frutos lleva unos cuantos años montando conciertos de punk y sacando números del Fanzine Mierda. También ha tocado en algunos grupos como Absurdo o Ultra. Estuvo en la librería Rosa de Foc pero hicieron una reducción de plantilla y tuvo que volver a trabajar en sitios de mierda como Penny Wise/Genco, una fabrica de horchata o en la Fira de Barcelona montando barras y descargando camiones. Le interesa la contracultura y el anarquismo de los 70 pero le asusta que ahora son todos Tabarnícolas o están muertos. No sabe qué más decir.

# Asesinato del Poder, Exit Order, Mystic Inane, Pesadilla, The Real Cost,