Entrevista con Stef Ketteringham (ex-Shield your Eyes) 20 septiembre, 2018 – Publicado en: BCBlog, Entrevistas

La primera vez que vi tocar en directo a Stef Ketteringham fue en Las Palmas de Gran Canaria, tocaba después de Fajardo, y no sabía lo que iba a encontrarme. Recuerdo que estaba en un lateral de la sala, fijándome bien cómo hacía para sacar ese sonido, y a mitad del concierto un chico al que no conocía de nada se puso a mi lado y me preguntó (creo sin ápice de sarcasmo) qué tipo de música era la que el inglés estaba tocando. Yo no acerté a decir nada más preciso que experimental, luego añadí que rock. «Es que yo nunca he escuchado ninguna música como esta», fue, groso modo, su respuesta. «Bueno, creo que eso solo puede ser bueno, ¿no?», le dije yo.

El chico se marchó a otra parte y yo me quedé en el mismo sitio, pensando que para mí aquella música también era algo nuevo. Lo que Ketteringham hacía con la guitarra (y con su tímida voz aquí y allá) se escapaba a todas las etiquetas que podían ocurrírseme, tenía esa extraña sensación que a veces le sobreviene a uno muy de vez en cuando, y siempre en momentos maravillosos, de que no iba a ser capaz de explicarle a nadie lo que estaba escuchando. Stef se arrebujaba con su instrumento y creaba líneas sorprendentes, hermosas, que siempre terminaban por romperse, colapsar y chocar unas con otras. Inventaba todo un mundo de sonidos con los mínimos elementos, un talento que siempre consigue emocionarme.

Tuve la suerte de poder hablar bastante con él aquella noche, de volver a verlo en directo al cabo de poco (en el aniversario del colectivo barcelonés Ojalá esté mi bici, con el que tiene una relación cercana y profunda) y quedar más noqueado aún con su música. Volvimos a hablar, me regaló su disco Guitar Arrangements y pudimos sembrar la semilla de esta entrevista.

En primer lugar, ¿por qué no me cuentas cómo empezaste a interesarte por la música (las primeras bandas de las que te enamoraste, los primeros conciertos a los que fuiste)? ¿Cuándo empezaste a tocar?

Tuve suerte de que mi padre tuviera una muy buena colección de discos de finales de los sesenta, blues, rock y cosas por el estilo. Taste, Hendrix, Joni Mitchell, Bob Dylan, el primer disco de Family, cosas así. Y todo eso me fascinó. Tenía alrededor de doce años. Empecé a tocar la guitarra con catorce, durante los primeros meses tocaba como zurdo una guitarra clásica con las cuerdas cambiadas. Los primeros conciertos a los que fui serían algunos festivales, con diecisiete o dieciocho años, que sorprendentemente no disfruté. No estaba realmente interesado en mis primeras experiencias viendo música en vivo porque no vi a nadie haciendo nada conforme al espíritu de la música que me interesaba.

¿Fue Shield Your Eyes tu primer grupo? ¿Cómo ves ahora los discos que hiciste con la banda?

Estuve en muchas bandas de corto recorrido antes de Shield Your Eyes, y Shield Your Eyes seguramente habría sido una banda de corto recorrido si Henri no se hubiera unido como baterista. La conexión musical que tenemos los dos fue lo que mantuvo la banda con la sensación de que siempre había nuevas ideas que perseguir. Me gusta mucho nuestro último disco, y podría escucharlo felizmente solo por placer. El anterior es también muy bueno. Los primeros fueron importantes para nosotros en su momento, pero diría que solo el segundo merece la pena de ser escuchado ahora. Pero nos hizo falta hacer esa música para ser capaces de sacárnosla del sistema y seguir adelante. A veces, en el estudio, no éramos capaces de desquiciar una canción como lo hacíamos en directo, con público. Probablemente el problema principal para mí ahora es lo mal que cantaba en esos primeros discos, lo que quizás es una pena porque las letras a veces eran mejores que mi canto.

Puedo ver tu peculiar estilo a la guitarra perfilándose a través de los discos de Shield Your Eyes (aunque aún no es tan heterodoxo), ¿estás de acuerdo? ¿Cómo empezaste a confeccionar esa forma de tocar?

Es difícil de decir porque solo me he interesado por la guitarra como algo con lo que hacer la música que quería hacer en ese momento. Mi forma de tocar se ha movido y cambiado a lo largo del tiempo pero con esa forma natural de disfrutar de tocar la guitarra en sí.

No disfruté los primeros conciertos a los que fui, con diecisiete o dieciocho años. No estaba realmente interesado en mis primeras experiencias viendo música en vivo porque no vi a nadie haciendo nada conforme al espíritu de la música que me interesaba

Te vi tocar por primera vez en Gran Canaria y me impresionó muchísimo tu forma de tocar, era algo completamente nuevo para mí, ¿buscaste ese sonido a propósito? ¿Qué porcentaje de tu música es el resultado de una búsqueda y cuál es un feliz accidente?

En los conciertos nunca busco accidentes felices, pero ocurren de todas formas. Toqué muy mal en ese concierto de Gran Canaria y no creo que hubiera muchos accidentes felices allí.

Tu primer disco en solitario, Guitar Arrangements, se grabó en 2016, ¿qué puedes contarme sobre él? ¿Por qué la decisión de no añadir ningún otro instrumento (ni siquiera la voz) aparte de la guitarra acústica?

Muchas de las canciones de ese disco son solo grabaciones que hice en mi cuarto antes de pensar si querría publicarlas y tocar solo. Estaría bien sacar un disco con canciones más recientes, con voz y el bombo, más como sueno ahora en directo. He estado grabando mucho y tengo muchas canciones listas para publicar.

Cuando escucho tu música en solitario siempre me viene la misma pregunta a la cabeza: ¿cómo compones? ¿Hay mucho espacio para la improvisación?

Siempre es por el placer de tocar la guitarra en casa y que sea eso lo que puedo hacer para parar de pensar en cosas mundanas. Generalmente escribo con una afinación poco familiar que he encontrado, y entonces en algún punto empieza a sonar los bastante a una canción como para empezar a probar a grabar. Normalmente empiezo a tocar con el bombo justo antes de grabar. Y sí, siempre hay mucho sitio para para la improvisación, rara vez tengo una estructura férrea de canción en la cabeza antes de empezar a grabar.

Aunque hay solo una guitarra acústica en Guitar Arrangements, la última vez que te vi en directo usabas cuatro guitarras diferentes, ¿cuál es tu relación con el equipo? ¿Cómo ha evolucionado a lo largo de los años?

Tengo dos guitarras estilo Stratocaster diestras muy baratas que me gustan mucho, y tengo mi Stratocaster zurda principal que usé para tocar todo el material de Shield Your Eyes. Y tengo una acústica zurda que me regaló un desconocido en el trabajo, aunque recientemente he dejado de tocar en acústico en directo. Necesito tocar varias guitarras en los conciertos porque mis canciones están todas en afinaciones diferentes. Uso un amplificador Fender Twin al que le tengo mucho cariño, parece y suena como si tuviera un motor de dos tiempos dentro.

Sacaste tu segundo disco en solitario, More Guitar Arrangements, menos de un año después del primero, ¿escribes muy rápido? ¿Por qué esperaste tan poco?

Supongo que sí escribo bastante rápido, pero es fácil hacerlo, toco solo y me gusta mucho tocar la guitarra en casa, así que las canciones nuevas llegan con facilidad.

Me gusta esa perspectiva blues según la cual hay múltiples ejecuciones de una canción, volver a ella después y ver cómo ha cambiado. Mucho buen material puede venir de revisitar canciones y rearreglarlas y permitirles cambiar de forma natural

Lo primero que llama la atención del segundo disco es la inclusión de nuevos instrumentos y de la voz, ¿por qué decidiste introducir esos cambios? También, ¿por qué prefieres grabarte a ti mismo?

Prefiero grabarme a mí mismo porque disfruto haciéndolo, sin tener que intentar articular una idea con palabras, perseguir una idea durante el tiempo que sea necesario y juzgar mis propias ejecuciones. También me gusta sonorizar mis propias sesiones con posiciones de micro y decisiones de ese tipo. Dicho eso, hice una buena sesión con mi amigo Iker en enero, hizo muy buen trabajo con el sonido.

En el segundo disco revisitas canciones del primero, ¿por qué quisiste retomar esas piezas? En una de ellas («Divide») incluso añades letras, ¿significa que tus composiciones están siempre así de abiertas?

Sí, me gusta esa perspectiva blues según la cual hay múltiples ejecuciones de una canción, volver a ella después y ver cómo ha cambiado. Mucho buen material puede venir de revisitar canciones y rearreglarlas y permitirles cambiar de forma natural, aparte en la mayoría hay mucha semiimprovisación. Es algo así como ver cómo voy a tocar una canción un día en particular.

En vivo pareces tener una relación especial con tu voz. En el primero concierto tuyo que vi decidiste no usar micrófono y cantar por encima del sonido del ampli; en el segundo sí usaste uno, ¿cambia según el día, la sala, el repertorio, etc. o es algo impulsivo?

Soy un poco receloso con mi forma de cantar y con no tener el control sobre ello y no saber cómo suena. Aunque recientemente creo que he estado cantando un poco mejor que antes.

La nota de prensa de More Guitar Arrangements describe tu música como blues, ¿te consideras un bluesman?

Sí, creo que cualquier cosa que haga con la guitarra es blues de alguna forma. Pero no me interesa tener ese sonido tradicional americano que la gente suele asociar con la música blues.

Vives entre España y Reino Unido, ¿por qué escogiste nuestro país? ¿Afecta ese hecho a tus composiciones o a tus giras?

Tuve suerte de encontrar y alquilar una casita en Aragón donde pude hacer muchas grabaciones y apartarme de las distracciones de la vida en Londres, lo que fue una maravillosa experiencia durante un tiempo. Ahora vivo de nuevo en Londres.

¿Qué planes tienes para el futuro? ¿Algún disco, nuevos proyectos?

Tengo muchas canciones nuevas y grabaciones que hice en aquella casa que necesito volver a escuchar y empezar a ordenar para nuevas publicaciones. Probablemente tengo alrededor de setenta u ochenta canciones nuevas o ideas de canciones de las grabaciones del año pasado. Ahora he montado un nuevo espacio de grabación en mi casa de Londres, lo que debería significar que puedo grabar un montón de música nueva. Y Henri (baterista de Shield Your Eyes) y yo estamos escribiendo nuevas canciones para un nuevo grupo que se llama Reciprocate. Vamos a dar nuestro primer concierto el mes que viene con Meconio cuando vengan a Londres.

Foto: © Rémi Angeli

http://www.stefketteringham.com/

https://www.facebook.com/stefketteringham/

https://music.shieldyoureyes.com/


Saúl Ibáñez (Sevilla, 1984) es escritor y músico. Estudió Humanidades en Sevilla y Literatura Comparada en Barcelona, donde reside actualmente. Allí escribe sobre música, toca con su grupo Lullavy y trabaja en su proyecto literario. Ha publicado tres libros de poesía: El desierto, Ropa de diario (ambos en Ediciones en Huida) y Noventa pastillas (recién editado por Editorial Ultramarina); un fanzine ilustrado: Las casas ajenas (Horriblemente Humano) y el ensayo musical La violencia en Nick Cave (Quarentena Ediciones).

# Bob Dylan, Fajardo, Family, Hendrix, Joni Mitchell, Meconio, Reciprocate, Shield Your Eyes, Stef Ketteringham, Taste,